Made in space

La exploración espacial está detrás de inventos que nos rodean sin que nos demos cuenta. Vivimos pendientes de la información meteorológica enviada por el 'Meteosat' y ofrecida en los telediarios; si salimos a buscar setas o a navegar, es muy posible que llevemos un equipo de localización por satélite; asistimos en la tele a acontecimientos que ocurren en las antípodas gracias a esos ingenios que orbitan la Tierra; los barcos más modernos se sirven de ellos para dar con los bancos de peces.

La NASA afirma que, en el último cuarto de siglo, más de 1.300 tecnologías fruto de la exploración espacial se han trasladado a la calle. Son los llamados 'spinoffs'. En total, hay unos 30.000 productos que derivan de creaciones o modificaciones de otros para que el hombre y sus máquinas puedan sobrevivir en el entorno más hostil: el espacio interplanetario. Van desde el termómetro de oído hasta los más modernos equipos médicos de exploración y diagnóstico; desde la ropa con la que se protegen del frío los alpinistas hasta la bomba cardiaca que salva la vida de un enfermo de corazón pendiente de un trasplante.

El programa Apollo está presente en muchas casas con el taladro inalámbrico y, en los hospitales, en la comida que llega caliente a todas las habitaciones gracias a un proceso de cocinado cuyas bases se sentaron hace más de treinta años. Al 'Skylab', una estación orbital de la que casi nadie se acuerda, le debemos el detector de humos y, a los investigadores que sueñan con un futuro en el que habrá humanos fuera de la Tierra, sistemas biológicos de depuración del aire y de las aguas residuales.

La NASA sostiene que cada dólar invertido en el espacio genera siete en forma de aplicaciones.

Lo que nos trajimos de la luna

Enlaces de interés:

Inventos que nos rodean 'Spinoffs'
40 años en la Luna | Coordinado por Luis Alfonso Gámez | Imágenes y vídeos: NASA